Facebook Twitter Instagram

La variación en el tipo de cambio peso/dólar teóricamente, está dado por la diferencia entre la tasa de interés en Colombia y Estados Unidos, como la tasa FED es menor que la tasa Banco república, nuestra moneda debe mostrar devaluación frente al dólar. Sin embargo, la devaluación o revaluación real del peso está dada por las fuerzas de oferta y demanda de la divisa americana en nuestro país, y el precio del dólar en pesos está condicionado por la cantidad de dólares demandada u ofrecida en el mercado cambiario. Esa cantidad la determina la entrada o salida de dólares en nuestra economía vía exportaciones o importaciones y/o entradas o salidas capitales, más la intervención del Banco de la República directamente en el mercado cambiario.

¿Por qué el peso se devaluó casi un 20% en el 2021?, porque durante el año la cantidad de dólares comprados superó la cantidad de dólares vendidos en el mercado, lo que significa en términos generales un mayor apetito por dólar que por peso de los actores del mercado. Hay dos razones primordiales que explican esta situación; la primera la fortaleza de la economía norteamericana y su recuperación frente a las otras economías fuertes en el mundo, pasando esa fuerza a la moneda norteamericana, el dólar frente a las principales divisas en el mundo se revaluó aproximadamente un 7%, la segunda, las expectativas del rumbo que pueda tomar nuestra economía  y las reglas de juego por el cambio del legislativo y el ejecutivo en el proceso electoral de 2022, han debilitado el peso. Es una situación similar a la vivida por países como México en 2018, Perú y Chile en 2021, en donde las expectativas sobre el escenario político mostraron perdidas fuertes en la moneda, el caso más reciente Chile con una devaluación de casi el 21% para el año anterior.

En el caso particular de nuestro país, los buenos precios de los commodities, lo que significa más entrada de dólares por exportación de petróleo, no ha sido suficiente para contrarrestar la salida de estos, producto de la coyuntura política que hoy pesa más que el buen comportamiento de la economía luego de un periodo catastrófico producto de la pandemia.

Dejando de un lado la explicación técnica macroeconómica del por qué la pérdida de valor de nuestra moneda, ¿cómo afecta al ciudadano de a pie a quien quizá poco le importe qué pase con el dólar más allá de si tiene la capacidad para viajar al exterior? una importante cantidad de productos que consumimos son importados, así como la materia prima de lo que se produce en el país, lo que se traduce en mayores precios es decir inflación, por ende, mayores tasas de interés, mayores costos de endeudamiento para el gobierno lo que afecta la inversión pública afectando la provisión de bienes y servicios a cargo del estado para con la sociedad, en conclusión un comportamiento inestable del tipo de cambio peso dólar nos afecta a todos indistintamente de la condición socioeconómica, los menos favorecidos a través de la inflación y el costo del dinero. En general un porcentaje de devaluación más allá del equilibrio de la tasa externa e interna incide en la fortaleza de la economía y de la moneda.

¿Qué se puede esperar para 2022? Los analistas creen que la fortaleza del dólar a nivel mundial puede ceder en la medida que la economía norteamericana controle inflación y se tenga  de certidumbre en la política monetaria de la FED, además de estabilidad en los precios de los commodities, de otro lado el decantamiento de las expectativas en los resultados en nuestro proceso electoral, en donde se tengan pistas de lo que en materia económica decidan tanto el legislativo como el ejecutivo electo van a llevar a cabo, que permita a la inversión extranjera y a los mercados tener confianza en Colombia, este escenario nos llevaría a una revaluación del peso posiblemente a niveles de precio prepandemia.

Así mismo, en el otro extremo una mayor debilidad de nuestra moneda, tipos de cambio mucho más altos se podrán ver si el entorno económico mundial empeora producto de temas como la inflación, los problemas de abastecimiento que estamos viviendo, complicaciones Covid, las tensiones política-geopolítica, y en el ámbito local si los poderes electos cambian radicalmente las reglas de juego de la economía y toman decisiones disruptivas contra- sistema. En todo caso como se ha visto prevalece el tema interno sobre el externo y el único precio cierto del peso dólar es el de cada día, lo demás es expectativa.