Facebook Twitter Instagram

Por: Luis Hernán Gamba

El pasado 9 de agosto se dio a conocer por parte del gobierno nacional, las conclusiones de la denominada nueva misión del mercado de capitales, un trabajo realizado por varios expertos en el tema, que entregaron sus recomendaciones sobre la hoja de ruta que sería apropiado seguir con el fin de dar una mayor profundidad, con más participantes y más cercano al público en general.

En la mayoría de los casos cuando se hace referencia al mercado de capitales, lo más probable es que se piense en el mercado de las acciones; sin embargo, en la realidad es mucho más.  El mercado de capitales se define como “el conjunto de mecanismos a disposición de una economía, que cumplen con la función de asignación y distribución, en el tiempo y en el espacio, de los recursos de capital, los riesgos y la información, asociados con el proceso de transferencia del ahorro a la inversión.”

Esta transferencia de activos y recursos financieros se hace a través de entidades especializadas que conforman lo que podría denominarse un ecosistema financiero, en el cual confluyen los diferentes establecimientos de crédito, las entidades que administran los recursos del ahorro público, las bolsas de valores y demás entidades que sirven de soporte a la operación de dicho mercado.

El flujo de recursos entre los diferentes entes superavitarios y los deficitarios es la savia de un sistema económico de modelo capitalista que busca así la transformación del ahorro, principal activo de un país, hacia la inversión necesaria para el crecimiento económico que conlleve a un mejoramiento de la calidad de vida de una sociedad.

En Colombia, este mercado es poco profundo y dinámico, con deficiencias en términos de llegar a la mayor parte de la sociedad y cumplir así su objetivo. Las recomendaciones de la misión en su mayoría están encaminadas a mejorar la actuación de dicho ecosistema a partir de unas reglas de juego mas claras y eficientes por parte de los entes legisladores y reguladores.

No obstante; un mercado de oferta y demanda no se puede profundizar por decreto, y en este caso, un factor definitivo en la consecución de un mejor mercado de capitales, parte de profundizar la educación financiera, no en los expertos en el tema sino precisamente de quienes no lo son, tanto en el caso de quienes son los dueños de los recursos, el ahorro, como de quienes los necesitan y no saben como acceder a estos para convertirlos en inversión.

Las entidades del sector solidario son un importante participante de este ecosistema financiero y son un excelente potenciador para profundizar en conocimiento de lo financiero y ahondar en el significado del ahorro como el motor que dinamiza la economía y mediante el cual se benefician las personas, las empresas y el país.

Es así como cada una de las organizaciones del sector, independiente de su tamaño, en una labor de enseñanza a sus asociados puede ser de gran aporte en la consecución de un mejor mercado de capitales para Colombia, lo que a su vez redundará en una óptima distribución de los recursos y por lo tanto en el largo plazo una sociedad más equitativa y desarrollada.