Facebook Twitter Instagram

Por: Andres Felipe Moreno Gonzalez
Trader Banco Coopertativo Coopcentral

Uno de los peores años en la historia está llegando a su fin, para darle un buen viaje.

Más de un millón cuatrocientos mil personas fallecidas y cincuenta y nueve millones de casos en una pandemia sin precedentes. Grandes sectores de la economía aplastados. Vidas destrozadas, sueños destruidos. La política nos ha dejado más divididos, creo, que en cualquier otro momento desde la Guerra Civil en el caso de Estados Unidos por las protestas en apoyo al “Black lives matter”; por otro lado, en nuestro país las protestas tampoco cesaron. La violencia armada se ha disparado este año, mientras que la pobreza y el hambre aumentan.


A pesar de que la tasa de desempleo disminuyó en octubre al 14.70%, donde hubo una contracción de ocupados en un 29% (abril frente a octubre) y una contracción del 53% de desocupados (junio frente a octubre), esto no significa que se hayan creado nuevos empleos, sino que ha disminuido esta contracción; aún continuamos en cifras de dos dígitos y se espera que esto continúe por varios meses. Lamentablemente se ha aumentado la brecha de género, ya que para explicar la contracción de ocupados a nivel nacional es de cada 2 hombres hay 7 mujeres desempleadas y en las zonas urbanas, es decir, las 13 principales ciudades y áreas metropolitanas es de cada 2 hombres hay 5 mujeres menos en ocupación laboral.

Por otra parte, en cuanto al PIB el tercer trimestre se contrajo 9% interanual y una expansión de 8.7% en el 3T respecto al segundo periodo del año, de acuerdo con las proyecciones del Banco Coopcentral de -9% y 8.5% respectivamente.

Además, el Ministerio de Hacienda corrigió sus proyecciones de una caída del 5.5% en el 2020 y una recuperación del 6.6% para el próximo a un rango de caída entre el 6% al 7% para el presente año y una recuperación del 5% para el 2021.

Fuente: Bloomberg
Fuente: Fondo Monetario Internacional, Banco de la República y Min. Hacienda.

En cuanto a la inflación el Dane reveló con sorpresa el dato de octubre con una caída del 1.75% anual, a pesar de esto para el final del año se espera que el índice de precios al consumidor se encuentre en un rango entre 1.3% al 2.3% según el Banco de la República y de acuerdo con la encuesta del Citi la media es de 1.89%.

Ahora bien, para dar un resumen de las proyecciones que se tienen para terminar el año y el próximo está la siguiente tabla:


Fuente: Encuesta realizada por Citi, Banco de la República.

Y, sin embargo, debajo de las noticias anteriores, hay cosas que nos puede alegrar y agradecer que llega otra navidad. Cosas que muestran nuestra resiliencia como ciudadanos, nuestra determinación de seguir avanzando y superar nuestras dificultades. Aquí están algunas:

Se acercan las vacunas para Covid-19: La noticia de que se acerca una vacuna con probabilidades de efectividad de al menos un 90% en promedio, ya sea por parte de Pfizer o Moderna, hace que decenas de millones de ciudadanos pronto la reciban (primero en los sectores y personas más vulnerables).

Cabe aclarar que, pese a que haya una vacuna cerca, la vamos a ver primero en los países desarrollados donde los países emergentes tendremos varios meses de rezago para poder recibirla.

A pesar de los anterior, en los países del norte se avecina un invierno difícil y doloroso, donde pueden aumentar los casos significativamente. Pronto estará la vacuna, pero no es hora de cantar victoria.

La reciente elección de Estados Unidos se llevó a cabo de manera pacífica: Con una participación récord y menos problemas de los esperados. Fue desagradable, sí, y hay mucho margen de mejora, pero agradezcamos que haya ido tan bien como lo hizo.

Apetito por riesgo: Gracias a la liquidez mundial, el apetito por riesgo está en los puntos más altos. Un claro ejemplo sucedió en Perú con su colocación exitosa de un bono en deuda pública a 100 años, pese a ser un país que ha visto pasar tres presidentes en el último mes de octubre.

Eso marca los bonos del siglo con rendimientos con tasas más bajas vendidos por un gobierno del mercado emergente. Argentina, México e Irlanda también colocaron bonos a 100 años recientemente (Los bonos argentinos, emitidos en 2017 fueron reestructurados este año). Pero no solo los emergentes lo han hecho, Bélgica y Austria también han realizado estas emisiones.

Lo anterior hace que los países emergentes estemos tranquilos, los mercados están tomando riesgo para comprar deudas soberanas. Hablando específicamente de Colombia, es un país responsable con el pago de sus deudas; hace que los inversores extranjeros y nacionales estén tranquilos ya que nuestro país no va a entrar en default (no pago de su deuda), aun cuando ha aumentado su deuda frente al PIB y tenga una ampliación del déficit fiscal, pero ojo hay que estar pendientes de la reforma tributaria que se tendrá que hacer el próximo año.


Fuente: Ministerio de Hacienda

Aumento de confianza: Después de tocar el punto más bajo histórico del -41.3% ha venido mejorando significativamente la confianza del consumidor en Colombia, aunque aún estamos en terreno negativo en octubre se registró un valor de -18.6%. Esto se debe a una mayor confianza para el próximo año, de los puntos claves es la reapertura de la economía y con las buenas noticias de la vacuna.


Fuente: Fedesarrollo y proyecciones Banco Cooperativo Coopcentral

Estados Unidos está en “paz”: Durante gran parte de este todavía joven siglo XXI, Estados Unidos libró las dos guerras más largas de su historia, Afganistán e Irak, simultáneamente. Ambos se han reducido en gran medida, y aunque las amenazas persisten y siempre requerirán vigilancia, podemos estar agradecidos de que haya menos conflictos bélicos.

Los emprendedores siguen haciendo lo suyo: Hasta septiembre, se han registrado 147,769 patentes en la Oficina de Patentes y Marcas de Estados Unidos. Por otra parte, Japón, China, Alemania, Corea del Sur y Taiwán, combinados, tuvieron 101,753.

Los innovadores y los que toman riesgos están creando nuevas industrias y categorías laborales. Sí, personas como Elon Musk, Henry Ford y Robert Goddard (inversor del primer cohete de combustible líquido del mundo), acaparan los titulares. Pero por cada Musk, hay toneladas de personas como Anthony Nighswander, presidente de APT Manufacturing Solutions, con sede en Ohio, que construye e instala equipos robóticos para ayudar a otros fabricantes a automatizar sus líneas de montaje. Este negocio está en auge, ya que los innovadores de alta tecnología como él crean empleos y transforman el Rust Belt de una ciudad a la vez.

Estamos al borde de grandes avances que podrían transformar, extender y mejorar nuestras vidas: Autos sin conductor, cripto-monedas como el bitcoin, el 5G, una Internet casi imposible de piratear, medicina personalizada, medicamentos contra el envejecimiento y computación cuántica que resolverán problemas al menos mil veces más rápido que la supercomputadora más rápida de la actualidad. Esa es solo una lista parcial del MIT Technology Review.

Las tasas de mortalidad por cáncer siguen cayendo. La Sociedad Americana del Cáncer informa “caídas a largo plazo en las tasas de muerte en los cuatro tipos de cáncer más comunes: pulmón, colorrectal, mama y próstata. El progreso en la reducción de las muertes por cáncer de pulmón ha mejorado debido a la disminución del tabaquismo y los avances en la detección y el tratamiento tempranos. Sin embargo, “el progreso en la reducción de los cánceres colorrectal, de mama y de próstata se ha ralentizado”.

Por último, este podría ser el momento en que, después de darnos cuenta de las consecuencias de cómo hemos organizado nuestra economía y nos hemos comprometido con la naturaleza, para generar un cambio decisivo hacia la sostenibilidad.

Después de muchos meses, la economía mundial todavía se está recuperando del impacto de la pandemia del COVID-19. Nunca en tiempos de paz nuestra sociedad moderna impulsada por la tecnología ha experimentado algo remotamente similar a esto.

El punto de inflexión:

Pero la crisis también tendrá consecuencias que durarán mucho más allá de los próximos meses y años. No es irracional esperar que los futuros historiadores recuerden el año 2020 como el comienzo de una era de cambios. Este podría ser el momento en que, después de darnos cuenta de las consecuencias de cómo hemos organizado nuestros sistemas económicos y comprometidos con la naturaleza, finalmente nos comprometemos a un cambio decisivo hacia la sostenibilidad.

En ese caso, el coronavirus habrá servido como una llamada de atención oportuna. Pero si no hacemos los cambios necesarios, la pandemia de 2020 marcará el comienzo de una catástrofe humana sin precedentes.

Hay un subproducto más de la crisis que no se puede ignorar:

Para finalizar con este análisis, Estados Unidos y China se están moviendo actualmente hacia una confrontación sobre el liderazgo global. Pero ¿cómo será el mundo de mañana? ¿El poder se definirá principalmente por la superioridad militar, como en el pasado? ¿O estará vinculado a fuentes completamente nuevas y fundamentalmente diferentes? ¿Una comprensión tradicional del poder aún será lo que mantiene unido al mundo?

A Europa se le ha ofrecido una oportunidad inesperada, siempre que no apueste por la competencia de las superpotencias. En cambio, debe reunir el coraje para dar el ejemplo de responsabilidad colectiva que la humanidad necesita.

Latinoamérica debe aprender de las buenas políticas que se están aplicando en países de Europa o incluso países asiáticos como Corea del Sur o Japón; no estoy hablando de las políticas contra el Covid-19, sino con la cultura, sustentabilidad y responsabilidad que tenemos con nuestro planeta.