Facebook Twitter Instagram

Por: Andrés Felipe Moreno González
Trader Banco Coopertativo Coopcentral

Para muchas personas, entender la política fiscal y monetaria es sinónimo de temas difíciles de comprender, pero, en un mundo bancarizado aprender sobre esto es más que necesario. Si usted hace parte de este grupo de personas, ¡no se preocupe!, al contrario de lo que se piensa, los temas económicos y financieros en muchos casos resultan sencillos y prácticos.

Para este mes, le invitamos a comprender una de las decisiones bancarias que más impacta la vida financiera; hablamos de la política monetaria.

¿Qué es la política monetaria?

Antes de hablar del aumento de las tasas de interés, primero hay que entender la política monetaria, la cual podemos ver en 3 puntos clave:

  • La política monetaria es un conjunto de acciones que puede emprender el banco central de una nación para controlar la oferta monetaria general y lograr un crecimiento económico sostenible.
  • La política monetaria se puede clasificar en términos generales como expansiva (Recorte de tasas) o contractiva (Aumento de tasas).
  • Algunas de las herramientas disponibles incluyen la revisión de las tasas de interés hacia arriba o hacia abajo, el préstamo directo de efectivo a los bancos y el cambio de los requisitos de reserva de los bancos para controlar la moneda local.

En este punto, es importante recordar que el propósito del Banco de la República es impulsar el crecimiento económico, por lo que cuando hay poco dinero en circulación, procede a bajar la tasa de interés, haciendo así que sea más barato endeudarse y menos atractivo ahorrar, lo que a la larga se traduce en más consumo, producción y empleo.

Sin embargo; puede llegar un punto donde el consumo iguala o sobrepasa la oferta de los bienes y servicios disponibles en el mercado, como consecuencia, los precios suben, a este fenómeno se le llama “inflación”. En general, todas las economías conviven con algún nivel de inflación; no obstante, cuando este nivel es excesivo se deben tomar medidas para que los precios no se eleven demasiado. Para el caso local, tenemos una tasa techo de inflación del 3%, la cual se ha sobrepasado ya que actualmente es del 4.51% anual.

Fuente: Dane

Es entonces cuando el Banco de la República decide aumentar las tasas de interés, para controlarla. De igual manera se puede controlar la moneda local, ya que a los inversores les es más atractivo el país y empiezan a comprar diferentes activos, dejando de comparar el dólar (siendo éste un activo refugio).

¿Por qué empezó el Banco Central a aumentar las tasas?

Desde hace algunos meses nos empezamos a preguntar ¿Cuándo empezarían a aumentar las tasas?, si retrocedemos a principios del año 2021 hubiese dicho que el primer trimestre del 2022, pero, dados los siguientes acontecimientos esto cambió:

Fuente: Bloomberg

Fuente: Banco de la República

En su conjunto, todo esto se interpreta como evidencia de que el Banco de la Republica debería subir las tasas de interés, como lo hizo el 30 septiembre. Como se observa en la siguiente gráfica, el Banco Cooperativo Coopcentral estuvo dentro de los analistas de Bloomberg que interpretaron el alza de 25 pbs.

Fuente: Bloomberg

Pero se espera que para finalizar el año haya otros dos aumentos de 25pbs cada uno, así concluiremos el año con una tasa de intervención en 2.5% y con un aumento de 125 pbs para el 2022, cerrando el año con una tasa de 4%.

Fuente: Banco de la República

Cabe resaltar que a pesar del aumento de las tasas aún estamos en una política monetaria expansiva, ya que la tasa de interés real aún sigue negativa (la tasa de interés real se calcula de la siguiente manera: ((1+TPM) / (1+Inflación))-1, dado lo anterior, actualmente se sitúa en -2.40%). En el momento en que la tasa de intervención se situé por encima de la inflación ahí sí, comenzaría una política contractiva.

Por otra parte, también es cierto que la economía a nivel mundial viene de una crisis económica, donde se pueden estudiar los datos de forma errónea ya que hay un efecto rebote (en algunos casos), por tal motivo se debe analizar con niveles pre-pandemia para así evaluar si ya se superó o no la crisis. 

Adicionalmente surgen otras preguntas. La primera es ¿El Banco de la República está teniendo en cuenta la tasa de desempleo? A diferencia del PIB que tuvo una recuperación mucho más rápida de la esperada, el nivel de empleo se ha mantenido estancado llegando a una tasa de 12.3% para agosto, siendo que para enero de 2020 Colombia registró un nivel de 9.5%, lo anterior sugiere que aún falta mucho para superar los efectos generados por la pandemia y las cuarentenas. Y se podría concluir solo con este rubro, que empezar a disminuir los estímulos monetarios en estos momentos podría dificultar la recuperación en dicho ámbito, pero la mejora de la demanda, el PIB y el aumento de inflación, hace que sea más sensato un aumento de tasas.

Fuente: Dane

Otra pregunta es: ¿Qué discusión estaríamos teniendo en ausencia de los paros nacionales de este año? Es notorio que gran parte de las presiones al alza en la inflación tienen origen en un choque de oferta en los precios de alimentos como el huevo o la carne, gracias a los bloqueos en esas semanas. Con seguridad sin las protestas tendríamos una inflación menor y se estaría hablando de alzas en la tasa de interés a principios de 2022 como se esperaba hace algunos meses, y no en septiembre de 2021 como lo vimos actualmente. Resulta contradictorio que para los ciudadanos que estuvieron en estas manifestaciones queriendo cambios para el pueblo, terminaran generando un choque negativo al adelantar en un trimestre el alza en las tasas de interés.

Para finalizar, ¿Qué repercusión tiene en los créditos el aumento de tasas?

Existen dos variables:

A pesar del aumento aún continuamos en niveles históricamente bajos, si nos ponemos en contexto la tasa de 1.75% fue la más baja en la historia de nuestro país. Por tal motivo es un buen momento para endeudarse (Si puede) a largo plazo.

Fuente: Banco de la República